El riego por goteo subterráneo ha demostrado su eficacia en distintos tipos de cultivos durante las últimas dos décadas. Este sistema se ha instalado en cultivos leñosos, hortícolas o extensivos, obteniendo en todos ellos excelentes resultados de eficiencia y productividad del agua.

El riego por goteo subterráneo permite aprovechar mejor, el agua, la energía y los fertilizantes, ya se reduce el consumo de estos recursos aumentando, en la mayoría de los casos, la producción.

Ventajas del riego por goteo subterráneo.

El riego por goteo subterráneo ofrece una serie de ventajas adicionales a las que ya ofrece de por sí el sistema de riego por goteo:

Aplica el agua y los nutrientes justo en la zona de las raíces, que es donde la planta la necesita. Por lo tanto, se pueden reducir los aportes, ya que son mejor aprovechados por la planta. También se evitan pérdidas de los fertilizantes en profundidad.
Al no mojarse la superficie del suelo, se reducen las pérdidas de agua por evaporación.

En la gran mayoría de los casos y en todo tipo de cultivos se obtienen aumentos de la producción con reducciones de los consumos de agua y fertilizantes.

Ya que los laterales de riego, al estar enterrados, no interfieren en estas labores.
Al no existir humedad en la franja más superficial del suelo, se reduce la emergencia de malas hierbas.
La falta de humedad en superficie reduce el riesgo de aparición de enfermedades fúngicas o bacterianas, que están relacionadas con la humedad.
Los laterales de goteo quedan protegidos del paso de maquinaria y de los roedores.

Permite el riego durante la cosecha u otras labores agrícolas.

Instalación del riego por goteo subterráneo.

El tipo de gotero que instalemos, nos condicionará la vida útil de la instalación, de forma, que si utilizamos un gotero antisucción, que evita que se succione la tierra al interior del gotero y con barrera física antirraíces como UniRAM, lograremos sistemas capaces de trabajar más de 20 años enterrados, apropiados para cultivos leñosos. En definitiva, es una inversión mayor, adecuada para un cultivo de larga duración que garantiza una mayor duración del sistema de riego y una uniformidad del cultivo incomparable.

Si por el contrario, optamos por instalaciones de menor vida útil, por ejemplo para cultivos hortícolas, una opción más económica pero también fiable, es la utilización de cinta de riego de Minitody Plus, de la que disponemos también numerosas instalaciones para el riego de hortícolas.

La instalación de un sistema de riego subterráneo, no es una instalación complicada, pero en ningún caso se puede llevar a cabo por instaladores no cualificados, ya que un buen diseño e instalación, nos garantiza la uniformidad de riego y duración del sistema. Una incorrecta instalación o diseño, derivará en problemas en el cultivo y gastos de reparación indeseables. Una correcta instalación, nos permitirá mayor cosecha, menores gastos de mantenimiento y una larga vida útil del sistema.

El sistema de riego debería incluir tuberías de drenaje que conecten el final de los laterales de goteo, con el fin de realizar limpiezas periódicas de los emisores.

Otra práctica recomendable es el control del volumen de agua aplicado mediante contadores volumétricos o caudalímetros. Esta práctica se debería realizar tanto en riego superficial como subterráneo para comprobar que el sistema se encuentra funcionando dentro de los parámetros para los que ha sido diseñado y detectar posibles problemas. En el caso del riego superficial, muchas veces creemos que no son necesarios porque podemos ver el agua en superficie, pero es aconsejable en ambos sistemas de riego.